Skip links

Matar con el WhatsApp

Si reenvias eres complice.

Matar con el WhatsApp (del excelente blog «Escuela de padres» de Carlos Pajuelo) http://blogs.hoy.es/escuela-de-padres/2019/05/30/matar-con-el-whatsapp/

Está claro que educar en el uso, en el buen uso, de las redes sociales es más que una necesidad, es una obligación que tenemos todos los padres y madres y todas aquellas personas que se dedican a la tarea de educar. El WhatsApp, Twitter, Instagram, Facebook, etc,  también mata. Mata cada vez que te haces cómplice, cobardemente cómplice, de la difusión de imágenes, bulos, chismes, que pueden comprometer la imagen de una persona.

Si reenvias eres complice.

Díselo a tus hijos e hijas, háblales de que nunca sabemos el origen y menos la intención con la que alguien grabó algo de su vida privada. Diles que cada vez que difundimos una imagen nos convertimos en colaboradores de una persona cobarde y mezquina y que no nos podemos amparar en el yo no sabía. Que lo sepan. Que sepan hasta qué punto las buenas personas, las amistades, los compañeros y compañeras de trabajo y de estudio apretamos un gatillo invisible, disparamos una bala asesina cada vez que difundimos un bulo, cada vez que difundimos un video, cada vez que colaboramos en socavar la integridad moral de una persona.

Los cobardes que se amparan en el presunto anonimato son un conjunto de infelices que su única razón para existir es hacer mal porque, presos de su incompetencia, sacan al exterior lo que son, unos pobres e infelices envidiosos y envidiosas. Pero cuando difundimos esas imágenes o bulos, nos convertimos en las manos del cobarde.

1.- Enseñad a los hijos las consecuencias de determinadas conductas (enviar imágenes comprometidas). Yo puedo entender (porque hay que entenderlo) que se hagan fotos comprometidas para sus “caris”, pero hay que decirles explícitamente que se  exponen, a que el o la  cari, las difundan.

2.- Enseñadles que seguramente la persona que se hizo esas fotos tendría unas razones, pero que en cuanto se difunden por las redes sociales, te someten a un escarnio público, a mofa, a habladurías.

3.- Preguntadles como se sentirían si una foto o imagen suya, de su mejor amigo o amiga,  fuera rodando de móvil en móvil. Si eso les afectaría. Y hacedles ver que eso mismo es lo que pueden sentir las personas que se ven en esas imágenes.

4.- Hablad de la importancia de cuidar, de no herir, de no actuar como unos alcahuetes.

5.- Y sobre todo, déjales claro que la conducta apropiada en estos casos es borrar esa imagen y no reenviarla A NADIE.

6.- Y por último, afea la conducta de la persona que te lo envió y hazle ver que eso es un delito.  Así si se cambian actitudes.

Dejar un comentario

A %d blogueros les gusta esto: